Cuando vayas a comprarlos, asegúrate de que estén duros al tacto y sin arrugar. Éstos se repiten menos si los consumes bien lavados pero conservando su piel (haz la prueba a la hora de preparar un gazpacho). Si los vas a usar para ensalada, escoge los más pequeños y estrechos, que son los que contendrán menos semillas.