Si no hemos hecho una limpieza a fondo del horno y éste guarda olores de usos anteriores, hay un truco para remediarlo y evitar que huela o absorba el aroma de otros alimentos: introduce en el horno unas cáscaras de limón mientras se está calentando.