Entrada

Manipulación de guindillas y chiles

Tanto las guindillas como los chiles pertenecen a la familia de los pimientos. Se cultivaron originariamente en el valle de México, donde se conocen más de 150 variedades.
Deben manipularse con cuidado, pues contienen capsicina, compuesto que les confiere su picante sabor. Lo ideal es emplear guantes de latex.
Si vas a usar guindillas secas, córtalas en aros, pues darán más sabor. Para cortarlas con mayor facilidad, remójalas previamente en agua durante media hora y luego córtalas con unas tijeras.
Es conveniente lavarse las manos inmediatamente después de manipular estos alimentos, ya que pueden irritarnos los ojos o incluso las yemas de los dedos.
Cuanto más tiempo cocinemos las guindillas, más picante será el sabor.
En el caso de freírlas, como sucede en las gambas al ajillo, éstas proporcionarán sabor y sólo un ligero pique. Sin embargo, en guisos, donde las cocciones son más prolongadas, el sabor será más intenso.