Cuando terminamos de limpiar alcachofas observamos que las manos se han teñido de un color negruzco. Para eliminar estas manchas bastará con pasar la mitad de un limón por las manos. Si las manchas persisten, mezcla unos granos de azúcar con zumo de limón y frótate las manos con esta mezcla.