Cubre las ensaladas y verduras frescas con una servilleta de tela húmeda hasta el momento de servir. Con esto conseguiremos que nos queden bien frescas y crujientes.