Entrada

Mantenimiento de woks y sartenes

Para conservar los woks y evitar que éstos se oxiden, untaremos la superficie antiadherente con aceite y colocaremos en el fuego a temperatura muy baja hasta que tome un color oscuro. A continuación, pasaremos un paño de cocina bien limpio y seco (o un papel de cocina) y volvemos a untar con aceite. Ahora forraremos la parte antiadherente y untada con aceite con papel de periódico. Ya podemos guardarlo para su próximo uso. La fina película de aceite que recubre la superficie antiadherente nos protegerá el wok y evitará que se nos oxide. Este truco podemos aplicarlo también a las paellas.