Si vas a tomarte una naranja y notas que está demasiado ácida, échale unos granitos de sal. La sal compensará el exceso de acidez y obtendrás la dulzura que buscas.