Para evitar que la naranja amargue cuando usamos su cáscara para algún plato, debemos hervir previamente ésta en un cazo con agua unos minutos. Escurrimos y ya tenemos lista la cáscara para poder usarla en cualquier receta.