Un truco que no falla a la hora de eliminar la arena que contienen las navajas consiste en atar éstas en forma de manojo e introducirlas verticalmente en un recipiente con agua fría y sal marina. Déjalas de esta manera durante dos horas. Transcurrido este tiempo, lávalas bien bajo el grifo. No quedará ni rastro de arena!