Algunas personas tienen la costumbre de cenar sólo fruta. Pero, al contrario de lo que se suele pensar, esta no es una costumbre tan sana. Aunque sean magníficas por la enorme cantidad de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, no debe abusarse de ellas, ya que a la larga podría provocar un deterioro y envejecimiento del cerebro y de los huesos. A la hora de cenar es recomendable comer siempre algo de proteínas y de hidratos de carbono, que facilitan el sueño.