El color rojo que caracteriza a los rabanitos se debe a la presencia en la piel de éstos de sustancias antioxidantes, las cuales nos ayudan a prevenir la formación de radicales libres, responsables de la aparición de muchas enfermedades degenerativas, como el cáncer. Estas sustancias tan beneficiosas para la salud se encuentran en todos los vegetales con colores rojizos o anaranjados, tales como la zanahoria, el melocotón, el tomate, la calabaza, etc. Por ello, no conviene que peles los rabanitos, ni ninguno de los alimentos enumerados, pues estaríamos perdiendo la oportunidad de aprovecharnos de las maravillosas propiedades antioxidantes que contienen la piel de éstos.
Hay que comprar aquellos rabanitos que presentan una piel tersa y brillante. Aquellos que tienen la piel arrugada, blanda o presentan puntitos negros llevarán tiempo recolectados y habrán perdido gran parte de sus nutrientes, como el calcio y otros minerales.