Si las nueces que hemos comprado nos resultan un poco amargas, bastará con cubrirlas con leche durante una hora. Con este sencillo truco conseguiremos suavizar su sabor.