Para conseguir que la canela desprenda todo su aroma, lo mejor es abrirla. Con ella podemos aromatizar leche, que nos servirá para multitud de elaboraciones dulces. Si la pones en aceite a baja temperatura durante unas horas, obtendrás también un estupendo aceite aromatizado a la canela, que nos servirá para aliñar ensaladas.