Entrada

Ojo con las latas abiertas

Cuando no empleemos todo el contenido de una lata, ya sea de frutas en conserva, de salsa de tomate, o de cualquier otro producto, inmediatamente debemos refrigerar el contenido restante en un recipiente de plástico o vidrio, pues, una vez que el interior de la lata se encuentra en contacto con el medio ambiente, ésta comienza a descomponerse, se oxida y puede contaminar el alimento, siendo muy peligroso la próxima vez que lo consumamos.