Para que las frutas no se oxiden y se pongan negras al realizar una ensalada, por ejemplo, basta con untar la ensaladera con un poco de limón exprimido. De esta forma permanecerán con un aspecto fresco hasta el último momento.