Para mantener el pan del día fresco el mayor tiempo posible, no hay que meterlo en bolsas de plástico ni en recipientes tapados herméticamente, pues lo único que conseguiremos con ello será ablandarlo. Lo ideal es colocarlo en un lugar protegido de la luz y el aire, por ejemplo, en una panera de madera. Nunca lo guardes en la nevera.