Seguro que alguna vez has comprado pan y no lo has consumido por completo. Al día siguiente éste ya está blando, e incluso duro.

Aquí te proponemos un truco para que el pan del día anterior quede como recién comprado!

Lo primero que debes hacer es calentar el horno. Una vez caliente, introduce el pan humedecido con unas gotas de agua (no hay que mojarlo demasiado, sólo humedecerlo). Lo horneas durante un par de minutos y ya está!

De esta manera siempre podrás reutilizar el pan del día anterior, y siempre tendrás pan fresco!