Entrada

Para cocinar unas buenas lentejas

A continuación te proponemos unos cuantos consejos para que tus lentejas estofadas queden como nunca:

Agua para cocerlas. Aunque esto depende de cada tipo de lentejas, una norma general es que agua sobresalga unos 3 centímetros por encima del guiso.

Intensidad del fuego. Poner a fuego fuerte hasta que empiecen a hervir. A partir de ese momento se debe tapar la cazuela y mantenerla a un fuego lento y permanente (esto es importante para evitar que se deshagan).

Tiempo de cocción. Dependerá de la textura que deseemos. Así, el tiempo oscilará entre 1 hora y media y dos horas en cazuela. La ventaja de hacerla en cazuela tradicional es que puedes controlar la textura e ir probándolas después de la hora y media. Si es una lenteja de calidad, aunque se pase un poco la cocción, no perderá el hollejo, ni se deshará.

Utensilios a utilizar. Barro, recipientes esmaltaldos o inoxidables (cristal, acero…). De lo contrario, correremos el riesgo de que las lentejas amarguen.

Para que no se deshagan las lentejas: Que no pasen del tiempo de cocción (especialmente si no son de calidad). Evitar moverlas con cuchara (especialmente al final de la cocción), mejor mover las lentejas asiendo la cacerola por las asas. No añadir agua durante la cocción (para ello recuerda: tres centímetros por encima y fuego lento), si lo haces se soltará el hollejo.

Espesar lentejas si salen muy líquidas. Si salen muy líquidas hay un truco muy bueno para espesar las lentejas. Coges medio cucharón (o más) de lentejas y haces un puré de lentejas. Lo agregas al guiso de lentejas y las tendrás espesas y con mejor sabor incluso.