Un buen truco para evitar que las pasas de nuestros bizcochos se precipiten y queden en el fondo de los mismos consiste en enharinarlas previamente.