Entrada

Patatas fritas crujientes

Si queremos conseguir unas patatas fritas muy, pero que muy crujientes sigue los pasos que te indicamos a continuación:

Una vez hayas pelado y cortado las patatas, y antes de freírlas en la sartén, colócalas en un colador bajo el grifo y refréscalas con un buen chorro de agua fría, removiéndolas bien para que suelten todo el almidón que contienen.

Hecho esto, escúrrelas bien y deposítalas sobre papel de cocina o un paño limpio para eliminar el exceso de agua que tengan.

A la hora de freírlas, las haremos primero a fuego medio para que se cuezan en el interior. A medida que se vayan friendo iremos subiendo la intensidad del fuego para que queden bien doradas.