Si te ha sobrado paté, úntalo con aceite de oliva. Con ello conseguiremos que no se nos oxide ni reseque, y la próxima vez que le echemos mano estará como nuevo!