Un truco para pelar las remolachas cocidas fácilmente consiste en introducirlas en un bol con agua y hielo. El contraste tan brusco de temperaturas hará que la piel se desprenda rápidamente, lo cual facilitará mucho la labor de pelarlas. Por cierto, usa guantes si no quieres mancharte las manos!