Para pelar rápidamente las uvas mete el racimo en agua hirviendo durante medio minuto, podrás comprobar como la piel se desprende prácticamente sola.