Un buen truco para pelar las uvas consiste en escaldarlas previamente. Para ello, sumérgelas en agua hirviendo durante un par de segundos. Esto hará que la piel se desprenda con suma facilidad.