Cuando manipulamos las peras, pueden aparecer en éstas manchas pardas. Ello se debe a la oxidación, y puede evitarse introduciéndolas, una vez peladas o cortadas, en un bol con agua fría, sal y unas gotas de zumo de limón. Con este remedio conseguiremos que la pera mantenga su color original.