Después de hacer un caldo con la cabeza y las espinas de merluza (u otro pescado), no tires éstas. Saca la carne cocida y aprovéchala para, junto con dos huevos, harina, perejil y gaseosa, hacer unos estupendos buñuelos de pescado.