A la hora de purgar las navajas y eliminar así toda la arena que contienen, se colocarán en un recipiente con agua y sal, y con la parte oscura hacia abajo. De esta manera, las navajas filtrarán el agua y expulsarán la arena, que quedará en el fondo del recipiente.