Coloca un recipiente con sal dentro de la quesera para que absorba la humedad y así permanezca más tiempo fresco.