Para poder disfrutar del sabor y del aroma del queso, sácalo del frigorífico media hora antes de consumirlo. Sabrá mejor que nunca.