Cuando empleamos pepino crudo en ensaladas, éste suele resultar amargo. Para restarle este amargor al pepino bastará con ponerlo en remojo, después de pelarlo, en un poco de leche con azúcar. Hecho esto ya podremos cortarlo y condimentarlo al gusto.