Para tener ralladura de limón o naranja siempre que se necesite, ralla varias de estas frutas (después de haberlas lavado bien bajo el grifo) y guarda su ralladura en bolsitas de plástico pequeñas en el congelador. Se conservará durante un año. Luego se pueden utilizar directamente sin descongelar en guisos, salsa o repostería.