Cuando tengamos que tirar un aceite frito, ya sea de oliva, de girasol, o el de las latas de conserva, almacénalos en frascos o botellas. Nunca los tires por el desagüe, pues contaminaría más aún las aguas residuales.
Hoy en día existen unas “escamas” que se echan sobre el aceite caliente, se remueve hasta que se disuelvan bien y se deja enfriar. Este producto hace que el aceite se solidifique, estado en el cual nos será mucho más fácil e higiénico tirarlo a la basura. Con tan sólo 10 gr. de este producto (una cucharada sopera) se puede solidificar hasta ¼ de litro de aceite.