Cuando nos quedan ristras de chorizo secas, envuélvelas en un paño húmedo durante unas horas. Volverán a estar como el primer día.