El repollo en crudo puede resultar algo fibroso y amargo. Por ello, cuando vayamos a usarlo en ensaladas conviene pasarlo por agua caliente con unas gotas de vinagre. Luego pásalo por agua fría para que recupere su color verde. Con este sencillo truco el repollo resultará más tierno y perderá parte de su fuerte sabor.