Una sana manera de cocinar las salchichas frescas, tanto de cerdo como de pollo, es en el microondas. Para ello, sólo tendrás que pincharlas previamente con una aguja y envolverlas en varias capas de papel de cocina antes de introducirlas en el microondas durante 1 ó 2 minutos. De esta manera, la grasa que suelten las salchichas durante la cocción será directamente absorbida por el papel, reduciendo así el contenido calórico de lasa salchichas, sin perder por ello nada de sabor.