Si la salsa de tomate quedó demasiado ácida, sólo tienes que añadir una cucharadita de azúcar. Notarás el cambio.