La mostaza siempre se debe añadir al final de la elaboración de una salsa, pues no soporta la ebullición.
A la hora de abrir un bote de mostaza debes tener en cuenta que ésta se comenzará a deteriorar rápidamente, ya que se trata de una salsa muy delicada. Por ello, te aconsejamos que no tardes demasiado en consumirla. De todas formas, si quieres prolongar su conservación, añádele un buen chorro de vinagre, que actuará como conservante.