Si has preparado una rica salsa para acompañar a tus carnes o pescados y te ha quedado muy espesa, añade un poco de leche. Así, conseguirás quela salsa esté más líquida sin que pierda su sabor, textura ni color.