Si los alimentos que cocinas en la sartén comienzan a pegarse, hay que quemar la sartén con sal. Se hace de la siguiente forma:
 

1. Calentar la sartén al fuego. Cuando ésta alcance la máxima temperatura, se pone sal en la sartén, colocándole una tapadera.
2. Cuando notamos que la sal se ha oscurecido, la retiramos.
3. Entonces se le pasa un trapo seco a la superficie de la sartén para limpiarla.
4. No limpiar nunca la sartén con un estropajo de aluminio porque se ralla la superficie y eso provocará que la sartén pierda su capacidad antiadherente.