Cuando dos vasos quedan encajados, uno dentro de otro, y no se pueden separar proponemos los siguientes trucos:
• Llenar de agua muy fría el vaso del interior, y de agua caliente-tibia el del exterior. Esperar un par de minutos antes de intentar separarlos.
• Intentar echar algo de aceite por las ranuras y juntas y ver si se desliza. También el jabón líquido puede ser de ayuda.
• Volcar los vasos en forma horizontal sobre una superficie plana y rodarlos.