Si nos hemos quedado sin vino blanco para cocinar y no tenemos ganas de ir a comprarlo, utiliza vinagre con un poco de azúcar. Déjalo cocer unos minutos. En nuestras comidas, dará el mismo resultado que si hubiésemos empleado vino blanco.