Si has hecho café y te ha sobrado, no lo tires. Si lo calientas, siempre sin que llegue a hervir, no sabrá a recalentado. Si éste llega a hervir, perderá todo su sabor y aroma primitivos.
También puedes congelarlo para hacer granizado de café, que podrás usarlo como acompañamiento de tus postres.