Si estás cansado de la bechamel de siempre prueba a añadirle otras especias además de la nuez moscada. Prueba con orégano y comino o con jengibre y tabasco para darle un sabor más picante.