Si quieres conseguir una tortilla de patatas bien esponjosa, añade una cucharada sopera de leche por cada dos huevos. Te sorprenderá el resultado.