Si quieres que tus tortillas francesas queden más jugosas y apetecibles, añádeles un poco de queso rallado y chorrito de nata líquida al huevo. Si además bates las claras de los huevos por separado, obtendrás una tortilla muy esponjosa.