Para abrir las ostras, introdúcelas en una bolsa de plástico, la cual cerraremos y meteremos en el congelador durante 15-30 minutos. Transcurrido ese tiempo, la ostra empezará a “asfixiarse”, por lo que su concha ofrecerá menos resistencia a la hora de abrirlas.