En cuanto el café comience a llenar el contenedor, debemos bajar el fuego. Cuando el café cubra las ¾ partes del contenedor, volvemos a subir el fuego. Antes de servirlo, no olvide removerlo bien en la cafetera.