Para que las verduras conserven su color verde basta con añadir una cucharadita de bicarbonato sódico al agua de cocción. Una vez escaldadas, sumérgelas en agua con hielo. Siguiendo estos dos pasos obtendrás unas verduras bien crujientes y coloridas.