Los zumos, ya sean de frutas o de hortalizas, o mixtos, deben ser consumidos inmediatamente después de ser preparados porque así aprovechamos todos sus nutrientes y evitamos que se oxiden y pierdan propiedades.