Entrada

Chipirones rellenos de jamón

El chipirón es rico en proteínas y tiene un bajo contenido en grasa
8 chipirones medianos
200 gr. de jamón ibérico
4 huevos cocidos
una ramita de perejil
50 gr. de harina
100 gr. de cebolla
4 dientes de ajo
100 gr. de chalota
100 gr. de puerro
azafrán
50 gr. de almendras tostadas
1 hoja de laurel y 100 ml. de vino blanco
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.7 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Te presentamos otro vídeo de los expertos de Tusrecetas, en esta ocasión Lucas y Javi nos enseñan a elaborar unos chipirones rellenos de jamón, un plato típico del recetario tradicional.

Chipirones rellenos de jamón

 Así lo cocinamos

Limpia los chipirones y dales la vuelta. Reserva las patitas y las aletas para añadírselos más adelante al relleno.

El relleno: pochar la cebolla, el puerro y el ajo en una cazuela con aceite de oliva. Una vez la cebolla esté bien tierna, añadir en crudo el jamón ibérico, el huevo, el perejil, la harina, las patitas y las aletas muy picadas. Rehogar el conjunto.

Rellena los chipirones y ciérralos con un palillo de dientes.

La salsa: Pica finamente la chalota y el puerro para sofreírlos con el azafrán. Ahora añade una pasta elaborada con las almendras trituradas y un poco de caldo de pescado. Por último, incorpora el vino y el laurel.

Deja cocer durante unos minutos, tritura la salsa, cuélala y échala de nuevo en la cazuela.

Introduce los chipirones rellenos en la salsa y cocínalos hasta que queden bien tiernos.

Acompañar los chipirones con unos costrones de pan de pueblo frito con romero.

 Trucos y Consejos

Los chipirones deben rellenarse sólo hasta la mitad. Si los rellenamos demasiado podrían reventar durante su cocción.

 Información Nutricional

Esta receta representa una deliciosa alternativa a los tradicionales calamares en su tinta. El calamar es rico en proteínas y tiene un bajo contenido en grasa. Además, la mayor parte de esta grasa es omega 3, a la cual se le atribuyen propiedades beneficiosas para la salud cardiovascular. En cambio, se ha de tener en cuenta que muestran una concentración de colesterol nada despreciable, cercana a los 300 mg. por cada 100 gr. de este alimento, es decir, la cantidad máxima diaria recomendada en una dieta saludable.

Por su contenido en purinas, los calamares están contraindicados en caso de hiperuricemia (gota). Se trata de una receta muy completa pues, además de las proteínas propias del calamar, la receta también contiene proteínas de origen animal procedentes del jamón ibérico y del huevo presentes en el relleno.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina